Historia

NUESTRA HISTORIA

Varias investigaciones realizadas en las pinturas rupestres del Pla de Petracos (antiguo poblado morisco, situado a 7,5 km de Benigembla en dirección a la Vall d’Ebo), demuestra que la zona fue poblada desde la prehistoria. Se trata de pinturas de arte levantino y macroesquemático, de unos 8.000 años de antigüedad, que en 1998 fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y en 2005 parque de interés cultural por la Generalitat Valenciana.

El pueblo de Benigembla es de origen árabe. Después de la conquista se mantuvo la población que, poco antes de su expulsión, se acercaba a los 200 habitantes. Hasta el 1544 fue señorío de la familia de Pere Andrés. En 1609, a raíz del decreto de expulsión de los moriscos, la población árabe del pueblo se hizo fuerte en la Vall de Laguar, en compañía otros 16.000 y pico moriscos de la zona. Desde Benigembla, Agustí Messia, capitán del ejército cristiano, dirigió la operación que acabó con la revuelta. El 1676 pasó a formar parte del condado de Parcent, y posteriormente a manos de la familia de la Cerda.

Después del decreto de expulsión de los moriscos de 1609, el pueblo se repobló mayoritariamente de mallorquines y catalanes occidentales. El pueblo aún conserva muchas tradiciones y costumbres de sus repobladores, que son celebradas todos los años. En la cumbre del «Cavall Verd» o montaña «El Pop» aún quedan restos del antiguo castillo islámico denominado el castillo de Pop, contrafuerte meridional de la Vall de Laguar, y del norte del pueblo de Benigembla. El castillo de Pop fue poseído por Al-azraq y después por Pedro de Altafulla. Desde el año 1329 fue poseído por Vidal de Vilanova y sus sucesores. Durante el último período musulmán perteneció a Al-Azraq, el cual se lo entregó a Jaume I mediante el pacto de Jovada. Más tarde, Pere el Gran ordenó su destrucción y hoy quedan muy pocos vestigios. El castillo de Pop le da el nombre a este valle situado en la Marina Alta.